2 may. 2012

Día 6º: Travesia Refugio Portillón de Oô a Benasque. PICO ROYO (3.121m) TUCA de LITEROLA (3.080m):

- 30 Tresmiles en 10 días -



Fecha: 7-8-2011

Refugio Portillón de Oô : (2.570m)
Collado Superior de Literola (3.032m) 1h40´
16º. Tuca de Lliterola (3.080m): 2h00´
17º. Pico Royo (3.121m):  2h15´
Lago Literola (2.730m): 3h15´
Descenso Valle de Literola...
Ctra.A-139 (altura desvío Baños de Benasque): (2.570m) 5h40´.

Desnivel acumulado: 685m. subida y 1.650m bajada.
Horario total con paradas: 5h40´.
Distancia9 km. aprox.

A las 9:00 Eugenio está, con la mochila puesta, en la puerta del refugio de Portillón. Pues vamos! Cruzamos la presa y rodeamos el Lac de Oô
hasta llegar a la morrena que sube hacia el Collado Superior de Literota.
Llegamos al collado con bastante niebla,


Como no vemos nada descartamos subir al Perdiguero. Pero yo no me conformo y tiro, a tientas, por la cresta. Sé que la Tuca de Lliterola está ahí mismo. En 10 minutos con una trepadita estoy en la cima.

Sigo por la fácil cresta hacia el Pico Royo y de repente abre y aprovecho para hacer una foto.

En 15 minutos llego al Royo desde donde en un momento de visibilidad aprovecho para hacer esta foto del recorrido,

y sin más demora vuelvo con Eugenio que me espera en el Collado.
La subida al Perdiguero sigue invisible así que bajamos hacia el Lago Literota.

Lo rodeamos
Al fondo, entre la niebla, la cresta de los Crabioules.
Y lo cruzamos por su deshagüe.
Tras una pequeña subida el camino se dirige hacia el sur con el barranco de Literota siempre abajo a nuestra derecha.

A pesar de que el día no acompaña podemos disfrutar de la belleza de este valle

 y enfrente del Valle de Benasque, la Tuca del Campamento y el obsoleto edificio de Baños de Benasque; comienzo del macizo de la Maladeta.


Sólo nos queda el tramo que trascurre por el bosque hasta la carretera, en la que nos cruzamos con el bus que sube al Hospital de Benasque y a la Besurta.
En el hotel–camping de la carretera que sube a los Baños de Benasque, nos encontramos con Luis y Paco. ¡Qué alegría! Y que huevos fritos que nos tomamos! Entrañable comida.
Como van para Madrid, tomamos un café de despedida, besos, no en la boca… y a la carretera, ellos delante y yo tras ellos en mi coche. Hasta pronto compañeros.
Buen viaje.
Tras 4 curvas los pierdo de vista. Ya os echo de menos amigos.

Ya sólo llego a Benasque y paro para buscar hotel. Lo más duro de hacer montaña es enfrentarse a estas situaciones. Por un lado quiero seguir con el reto que me he marcado, por otro quiero estar con la familia, seguiría conduciendo sin parar hasta reunirme con ellos, pero no se puede tener todo y sé que están felices. ¡Bendito teléfono!
En el hotel, mientras lavo la ropa, me asaltan las repetidas preguntas; ¿qué hago yo aquí? Enjabono… ¿qué se me ha perdido en Pirineos? Froto… ¿para qué tanto tresmil? Froto, froto… ¿y si me vuelvo mañana? Enjuago… y salgo a tender…
Cuando termino ya está anocheciendo, el silencio es absoluto, corre un poco de brisa. En el cielo, me responden las estrellas que en Madrid se esconden.

No hay comentarios:

Publicar un comentario